― ¿Necesito el consentimiento del otro progenitor para que nuestro hijo pueda celebrar la primera comunión?

Respecto a la cuestión planteada, conviene precisar que la decisión sobre la educación religiosa o moral constituye una de las decisiones de la patria potestad y, por tanto, han de ser tomadas de común acuerdo por ambos progenitores.

Por tanto, en los supuestos en los que la patria potestad es compartida por ambos progenitores, la decisión de que el hijo menor tome la Primera Comunión corresponderá a ambos progenitores como titulares de la patria potestad.

― ¿Qué puedo hacer si mi pareja no quiere que nuestro hijo haga la primera comunión?

En ese caso, si ambos progenitores tenéis atribuido el ejercicio conjunto de la patria potestad, podrás acudir al Juzgado para solicitar autorización judicial correspondiente.

― ¿Los gastos de la primera comunión se consideran extraordinarios?     

En primer lugar, tal y como venimos afirmando en artículos anteriores, habrá que acudir a la calificación del gasto que se haya establecido en el Convenio Regulador suscrito entre las partes y aprobado en la correspondiente Sentencia de divorcio/Separación.

No obstante, centrando la atención en el gasto de la Primera Comunión, podemos puntualizar que, se trata de un evento que sólo va a tener lugar una vez en la vida.

Motivo suficiente para considerar ese gasto como excepcional, a pesar de ser previsible. Lo que conlleva que ha de incluirse dentro del concepto de gastos extraordinarios.

¿Quién está obligado a pagar los gastos derivados de la primera comunión, tales como el  vestido o la comida organizada en un restaurante?

 Para poder contestar adecuadamente, hay que atender al caso concreto y a sus concretas circunstancias.

No obstante, podemos afirmar que si el gasto de primera comunión se ha considerado como un gasto extraordinario, en dicho caso, será  razonable considerar que, tal gasto se debe satisfacer por mitad entre los progenitores.

No consigues ponerte de acuerdo con tu pareja respecto a las cuestiones que afectan a la Primera Comunión de tu hijo. Las dudas no te dejan actuar con seguridad. Contacta con ANTÓN ABOGADOS y pon fin a todas tus dudas. Llama al 965 13 32 38 y pide una cita con un abogado especializado en la materia.

De todos es sabido que, el ejercicio conjunto de la patria potestad implica la participación de ambos progenitores sobre las decisiones relevantes que afecten a sus hijos.

Lo que conlleva que, el cambio de residencia de tu hijo menor se trata de una decisión que entra en la esfera de la patria potestad, de manera que, unilateralmente, no podrás decidir sobre la residencia de tu hijo menor, aunque seas el progenitor que tiene atribuida la guarda y custodia, pues para decidir/modificar la residencia de tus hijos, será  necesario la autorización de ambos progenitores.

Por lo que, de no obtener dicha autorización, tendrás que iniciar los procedimientos correspondientes para obtener la autorización judicial previa.

Nos estamos refiriendo al procedimiento establecido en la Ley de Jurisdicción Voluntaria sobre la discrepancia en el ejercicio conjunto de la patria potestad, o bien, dependiendo de las concretas circunstancias de tu caso, tendrás que iniciar un procedimiento de medidas, o  un procedimiento de modificación de medidas.

No tomes una decisión sin asesorarte, previamente, con un experto en la materia.  Llama al 965 13 32 38 y ANTÓN ABOGADOS resolverá todas tus dudas.

 

Como es bien sabido, el menor que ha causado el atropello al viandante, civilmente, es inimputable, sin embargo, esto no impide a que el daño causado al lesionado se ha de reparar, pues en virtud del artículo 1902 del Código Civilel que por acción u omisión causa daño a otro, interviniendo culpa o negligencia, está obligado a reparar el daño causado”.

Por lo que, debemos tener presente que, si nuestro hijo menor de edad causa un daño a un tercero con su bicicleta, la obligación de responder recaerá, directamente, sobre  nosotros (sus progenitores ) al ostentar la patria potestad de nuestro hijo menor de edad.

Todo ello, de acuerdo con lo dispuesto en el artículo 1903 (párrafo 2ª) del Código Civil, según el cual ““Los padres son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda”.

Por tanto, los progenitores responderán solidariamente de los daños causados por sus hijos menores. Lo que en la práctica se traduce en que, el lesionado, podrá interponer una demanda dirigida contra los padres del menor reclamando, civilmente, la obligación de indemnizarle por las lesiones padecidas.

Sin embargo, y al encontrarnos ante una responsabilidad por riesgo, cuasi-objetiva, ésta no tendrá lugar cuando los padres prueben que adoptaron, las reglas de atención y cuidado exigibles para evitar que, el comportamiento de su hijo, causara un daño al peatón.

Medidas tales como:

  • Que su hijo circule por un lugar habilitado/adecuado para ello.
  • Indicándole, cómo y por dónde circular, (respetando el carril bici)
  • No permitiendo que conduzca a velocidad excesiva, o que lo haga de una forma peligrosa.
  • Vigilando al menor cuando utiliza su bicicleta, especialmente, si no lo domina con destreza.

Por lo que, habrá que valorar la actuación del menor (negligente o no) y si los padres han actuado con la exquisita diligencia exigida en el artículo 1903 CC (adoptar medidas adecuadas y necesarias para evitar el daño).

Dado que si se prueba que, el menor  que ha causado la acción u omisión actuaba de una manera adecuada y que no existía elemento alguno de culpa por su parte, sino que dicho daño es debido a la mala fortuna. En tales casos, la perspectiva cambiaría.

Encontrándonos, por tanto, ante un supuesto de ausencia de responsabilidad de los padres por las lesiones sufridas, al entender que, el daño causado por el menor no se pudo evitar. Pero, todo ello, dependerá de las concretas circunstancias.

Por otro lado, y respecto a los progenitores  que se encuentren separados/divorciados ¿quién respondería de los daños causados por el hijo menor con su bicicleta?

Por regla general, en tales supuestos, y de acuerdo con lo dispuesto en el mencionado artículo 1903 CC (recordemos: “Los padres son responsables de los daños causados por los hijos que se encuentren bajo su guarda), responderá civilmente el progenitor que, en el momento de producirse el acto generado por su hijo menor se encuentre bajo su guarda.

Por último,  cabe plantearse  ¿si el seguro del hogar que tienes contratado responderá de los daños causados por tu hijo con su bicicleta?

Para poder responder afirmativamente a dicha pregunta, y con ello determinar, si se encuentra dentro de la cobertura del seguro que tienes contratado habrá que valorar la cláusula referida a la responsabilidad civil, personal y familiar fuera del ámbito del hogar.

Contacta con Antón Abogados, Llama  al 965 13 32 38 para que un abogado especialista pueda valorar todas las circunstancias que concurren en tu caso, y así, darte una respuesta acorde a tu problema.