― ¿Necesito el consentimiento del otro progenitor para que nuestro hijo pueda celebrar la primera comunión?

Respecto a la cuestión planteada, conviene precisar que la decisión sobre la educación religiosa o moral constituye una de las decisiones de la patria potestad y, por tanto, han de ser tomadas de común acuerdo por ambos progenitores.

Por tanto, en los supuestos en los que la patria potestad es compartida por ambos progenitores, la decisión de que el hijo menor tome la Primera Comunión corresponderá a ambos progenitores como titulares de la patria potestad.

― ¿Qué puedo hacer si mi pareja no quiere que nuestro hijo haga la primera comunión?

En ese caso, si ambos progenitores tenéis atribuido el ejercicio conjunto de la patria potestad, podrás acudir al Juzgado para solicitar autorización judicial correspondiente.

― ¿Los gastos de la primera comunión se consideran extraordinarios?     

En primer lugar, tal y como venimos afirmando en artículos anteriores, habrá que acudir a la calificación del gasto que se haya establecido en el Convenio Regulador suscrito entre las partes y aprobado en la correspondiente Sentencia de divorcio/Separación.

No obstante, centrando la atención en el gasto de la Primera Comunión, podemos puntualizar que, se trata de un evento que sólo va a tener lugar una vez en la vida.

Motivo suficiente para considerar ese gasto como excepcional, a pesar de ser previsible. Lo que conlleva que ha de incluirse dentro del concepto de gastos extraordinarios.

¿Quién está obligado a pagar los gastos derivados de la primera comunión, tales como el  vestido o la comida organizada en un restaurante?

 Para poder contestar adecuadamente, hay que atender al caso concreto y a sus concretas circunstancias.

No obstante, podemos afirmar que si el gasto de primera comunión se ha considerado como un gasto extraordinario, en dicho caso, será  razonable considerar que, tal gasto se debe satisfacer por mitad entre los progenitores.

No consigues ponerte de acuerdo con tu pareja respecto a las cuestiones que afectan a la Primera Comunión de tu hijo. Las dudas no te dejan actuar con seguridad. Contacta con ANTÓN ABOGADOS y pon fin a todas tus dudas. Llama al 965 13 32 38 y pide una cita con un abogado especializado en la materia.

 ¿Qué son los gastos extraordinarios?

Para contestar a esta pregunta nos vamos a apoyar en la doctrina que comparte de forma unánime la jurisprudencial actual, en virtud de la cual se entiende que son gastos extraordinarios aquellos en los que concurren dos presupuestos: “ que se trate de gastos “necesarios ” y que sean imprevistos”

 ¿Cuál es el procedimiento aplicable para reclamar los gastos extraordinarios?

    En primer lugar, hay que confirmar si los gastos que se pretenden reclamar tienen o no reconocida la naturaleza de extraordinarios. Para ello, habrá que valorar el contenido acordado expresamente en la Sentencia o en el Convenio Regulador suscrito entre las partes.

Por lo que, si efectivamente se confirma que tales gastos tienen la naturaleza de extraordinario, su cobro se habrá de reclamar en la vía ejecutiva.

Si, por el contrario, tales gastos que se pretenden reclamar no tienen reconocida la naturaleza de extraordinarios, habrá que instar el reconocimiento de los mismos en el procedimiento previsto en el artículo 776.4 LEC.

De todos los gastos que existen podemos afirmar que ¿Los gastos de academia/ de refuerzo tienen la condición de gasto extraordinario?

Al respecto, es muy importante insistir en que no se puede dar una respuesta genérica, máxime cuando no se han analizado las concretas circunstancias del caso y no se han valorado los extremos acordados expresamente en la Sentencia o en el Convenio Regulador correspondiente.

Además, para poder dar una respuesta adecuada, tales gastos tendrán que ser analizados en el momento en el que se originen atendiendo a las circunstancias existentes en la unidad familiar.

No obstante, aclarado dicho extremo debemos tener en cuenta  que la partida relativa a los gastos de las clases de refuerzo escolar, se entenderán que son necesarios cuando, a la vista del expediente académico, el menor necesite ayuda con las tareas escolares o cuando su rendimiento haya bajado, o bien, a la vista del mismo, se haya recomendado un refuerzo educativo para que el menor pueda superar los objetivos del curso académico.

Por tanto, en tales casos, se entenderá que son necesarios para complementar la formación del hijo menor y que están plenamente justificados, lo que implica que tales gastos deberán incluirse como gastos extraordinarios.

En cambio, puede suceder que el gasto de las clases de refuerzo fueran habituales y regulares en la práctica de los menores, en tales casos, se entendería que se trata de gastos previsibles y habituales y, como tales, tendrían que estar previstos en el importe de la pensión de alimentos.

¿Qué sucede respecto a los gastos habituales y ordinarios de educación?

    Tales gastos, al ser habituales y ordinarios se considerarán incluidos en el importe de la pensión alimenticia, salvo que se haya acordado otro criterio distinto al respecto.

Todavía tienes dudas y no sabes qué gastos puedes reclamar. Ponte en contacto con ANTÓN ABOGADOS, llevan 33 años asesorando y gestionando  la reclamación de los gastos extraordinarios. Llama al 965 13 32 38 y pide una cita con un abogado experto en la materia.